Saltar al contenido
Predicas cristianas

¿Tienes un espíritu superior?

 

Versículos: Números 27:18, Daniel 6:1-3 y 2 Timoteo 1:7

Introducción:

El Espíritu de valentía de los antiguos

Acabamos de leer unos pasajes de la palabra de Dios donde se nos enseña sobre dos hombres diferentes que vivieron en tiempos, circunstancias, épocas y contextos diferentes.

    • El uno vivió en una época donde Israel tomaba posesión de la tierra prometida
      derrotando a reyes y a sus pueblos para tomar la heredad que Dios les había dado. (Josué)
    • El otro vivió en una época donde Israel había sido despojado de la tierra que habían conquistado
      y fueron quitados de en medio de ella y llevados cautivos a babilonia. (Daniel)
    • El uno era varón valiente de guerra que obedecía las ordenes de Moisés en el campo de batalla,
      eran tan arraigado en la batalla que a sus enemigos los llamaba pan y les parecía como un bocado derrotarlos. (Josué)
    •  El otro de pronto nunca había tomado un espada en su mano ya que no era varón de guerra,
      pero en él había todo conocimiento de letras, ciencias, y entendimiento en toda visión y sueño. (Daniel)
    • El uno estaba cerca del tabernáculo, es más, cuando Moisés entraba en el tabernáculo
      a hablar cara a cara con Dios, nunca se apartaba del tabernáculo. (Josué)
    • A otro le tocaba abrir las ventanas de su habitación y orar en dirección del lugar de adoración,
      que para aquel entonces estaba en Jerusalén, el templo. (Daniel)
    • El uno salvo su vida apunta de filo de espada (Josué)
    • El otro salvo su vida apunta de interpretaciones de sueños (Daniel)

Puede que estos hombres sean muy diferentes, en oficios, destrezas y conocimiento, es más, ellos nunca se conocieron, nunca cruzaron miradas, pero ellos tenían algo en común.

Nosotros tampoco tenemos mucha similitud con ellos en cultura y costumbres, es más, nuestra lucha no es contra sangre y carne,
nuestra lucha es espiritual, contra potestades, principados, gobernadores y huestes de maldad en los aires.

El arma de ataque que tenemos no es una espada hecha de metal, sino que tenemos una mejor y es la espada del Espíritu,

que es más cortante que toda espada de dos filos y tiene la capacidad de partir el alma y discernir los pensamientos de los hombres. (Efesios 6:12-17)

Ellos esperaban la venida del Mesías, para nosotros el Mesías ya vino y esperamos el arrebatamiento de la iglesia.

Puede que en muchas cosas no nos parezcamos, pero algo tenemos en común con Josué y con Daniel: tenemos un espíritu superior.

La iglesia no ha llegado aquí por mucha sabiduría humana sino por mucha sabiduría de Dios. No hemos llegado aquí por mucha fuerza humana sino porque Dios nos ha fortalecido.

porque seamos muy ricos o millonarios, no, hemos llegado aquí porque de Dios proviene la bendición,
no hemos llegado hasta aquí porque seamos unas personas cobardes sino porque Dios nos ha dado un espíritu superior.

Porque no nos ha dado Dios un espíritu de cobardía sino de poder, de amor y dominio propio. (2 Timoteo 1:7)

PUNTOS PRINCIPALES:

Tipos de espíritu

Ya sabemos que cuando nos referimos a espíritus, hablamos de algo invisible, pero hay diferentes clases de espíritus:

  1. Tenemos al Espíritu de Dios escrito con “E” mayúscula.Dios es Espíritu dijo Jesucristo (Juan 4:24) ya de eso no hay duda, él es el padre y creador de todos los espíritus. (Hebreos 12:9)
  2. Luego los espíritus angelicales que fueron creados antes que el mismo hombre. (Job 38: 4- 7 y hebreos 1:7)
  3. Nosotros los humanos no somos espíritus en esencia, pero en nosotros hay un espíritu de vida. (Génesis 6:17 y 7:22)
  4. Hay otra aplicación de la palabra espíritu que se refiere a la manera de pensar, actitud y disposición. En los tres versículos que leímos al inicio, donde aparece tres veces la palabra espíritu, estas tres veces tienen la misma aplicación.

Josué no era el único que tenía espíritu entre todos, sino que el espíritu de Josué, la actitud al momento de afrontar los compromisos que Dios le había delegado era superior al de los demás.

Daniel, no era que tuviera un espíritu más grande en tamaño que los demás, sino que tenía una manera de pensar, una actitud y una disposición superior a la de todos.

Cristianos, nosotros no es que tengamos un espíritu que tenga mayor valor que el de los demás mortales, no es así,
nosotros tenemos un espíritu superior porque Dios nos ha DADO un espíritu de poder, amor y de dominio propio.

¿Qué es tener un espíritu superior?

Ya identificado la clase de espíritu al que nos vamos a referir, para dar respuesta a la pregunta, vamos a comenzar a hablar de ¿que no es tener un espíritu superior?

El mismo versículo de Timoteo nos lo enseña: Dios no nos ha dado espíritu de COBARDIA.

espíritu de COBARDÍA

Podríamos encontrar muchos sinónimos de cobardía, pero en la biblia el que más se ajusta a la palabra cobardía es: MIEDO

Jesús usa esta palabra en Juan 14:27. Jesucristo lo que menos quiere es que seamos un montón de miedosos y cobardes.

En la parábola de los talentos (Mateo 25:14) se usa la palabra miedo (Mateo 25:25) el orden de ideas de esta parábola es:

  • Llamo a sus siervos
  • Les entrego sus bienes
  • Conforme a la capacidad
  • Multiplicaron los talentos
  • Cavo en tierra – lo escondió

El siervo que escondió los talentos tenía un espíritu de cobardía, y su señor le dijo: siervo malo y negligente.

Una persona con espíritu de cobardía es aquella que no cuida lo que se le da y no hace lo que se le manda.

No administrar bien las cosas que Dios nos ha dado, demuestra un espíritu débil.

Un Espíritu superior

Una persona con espíritu superior es aquella que invierte en la obra del Señor lo que su Señor le ha dado y produce, multiplica y prospera.

Una persona con una actitud de cobardía ve problemas en todas partes, ve imposibles por todos lados,
siente que nada se puede hacer, que nada se pude lograr, que todo es difícil y siempre en su boca hay una palabra de desaliento y de derrota.

Las personas con un espíritu superior ven oportunidades en todas partes, a los imposibles llama posibles y en su boca hay una palabra de aliento para levantar al caído.

Los Doce espías

En una ocasión Dios mando a Moisés a espiar una tierra que ya él les había prometido,
solo debían saber quiénes eran sus habitantes, pero ya Dios les había anticipado la victoria.

Diez de los doce espías fueron pesimistas pensado que no podrían conquistar la tierra prometida. (Números 27:18)

¡Las personas que tienen un espíritu de cobardía necesitan ver para creer, pero los que tienen un espíritu superior necesitan creer para ver!

El que cree hace, el que cree actúa, no podemos creer y no hacer, porque la fe sin obras es muerta, no podemos estar diciendo que queremos que haya nuevos convertidos cuando no somos capaces de traer ningún amigo a culto, es más, no somos capaz ni de venir a los cultos evangelisticos.

espíritu de AMOR

El amor sea sin fingimiento, se puede fingir el amor, un amor que consiste solo en palabras y no en actos es un amor fingido. (Romanos 12:9)

No todo el que me dice Señor Señor, sino el que HACE la voluntad de Dios, en el hacer está la clave. (Mateo 7:21)

Daniel es un ejemplo de decir y hacer, propuso en su corazón no contaminarse con la comida del rey, no solo lo dijo, sino que también cumplió su palabra y Dios le dio gracia. (Daniel 1:8)

Cuando hay amor se trabaja en equipo (Daniel 2:16-17) , Daniel tuvo en cuenta a sus compañeros y les pidió que le ayudaran a orar.

espíritu de Dominio Propio

Es la capacidad de decir no al pecado, la santidad es un requisito para servir al Señor, ¿cuantas veces tuvo Daniel la oportunidad de robar en el imperio siendo un gobernador de gran importancia?

El comportamiento del hombre de Dios no depende de las circunstancias, somos íntegros bajo presión o sin ella.

Conclusión:

Tener un espíritu superior se trata de creerle a Dios, obedecerlo y serle fiel. La vida cristiana se trata de reflejar a Jesús.

No necesitamos tener espadas en nuestras manos ni interpretar sueños para decir que tenemos un espíritu superior.

Ser humildes dando de comer al que tiene hambre, ayudando a los demás, compartiendo la palabra de Dios,
cuidándonos sin mancha del mundo, administrando bien las cosas que Dios nos ha dado, eso es tener un espíritu superior.