Saltar al contenido
Predicas cristianas

¿Cómo orar en el Espíritu?

Versículo:

orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu

Efesios 6:18


Introducción:

La oración debe ser en el Espíritu, no es para satisfacer nuestras necesidades y tampoco es un momento en el día, debe ser un estilo de vida, nuestras vidas son el resultado de nuestra oración,

la oración en el Espíritu nos enseña fidelidad e integridad no solo en la iglesia, en todas partes. ¿como aprender a orar en el Espíritu Santo? dejemos que la biblia nos enseñe a hacerlo.

PUNTOS PRINCIPALES

  • Los resultados de la oración

Hay quienes buscan eventos, campamentos y convenciones, esperando que todo mejore en la congregación, esperan ver familias restauradas, personas llenas del Espíritu santo y convertidas, aunque hubieron danzas y lenguas,

al final todo vuelve a ser lo mismo, Dios no es de eventos es de procesos, aunque el proceso duele, al atravesarlo aprendemos nuevas cosas en Dios y obtenemos resultados.

Testimonio: Nosotros estuvimos pastoreando la iglesia central en Cali, durante seis años, durante todo ese tiempo lidere la oración en la congregación,

y el resultado fue que vimos hogares restaurados, familias transformadas, muchas personas llegaron a la iglesia, entre ellos drogadictos y alcohólicos.


  • Avanzar en la Oración

Cuando oramos en el Espíritu, oramos en secreto, nos deleitamos en Dios, morimos a nuestra voluntad y solo queda la de él, cuando no es así, solo pedimos y eso es tan solo una parte de la oración.

Para avanzar en la oración, necesitamos disciplina, constancia, y dedicación, es la única forma para alcanzarlo.

“Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá.”

Mateo 7:1

  • ¿Por qué debemos orar en el Espíritu?

Los discípulos fueron hombres que compartieron mucho tiempo con Jesús, cenaron con él, vieron sus milagros, escucharon sus enseñanzas.

Ellos querían que, así como Juan había enseñado a orar a sus discípulos, él les enseñara, ellos no pidieron saber predicar, o saber enseñar,

y mucho menos hacer sus milagros, ellos querían aprender a orar, Jesús les enseña los fundamentos de la oración; reconocer, exaltar, aceptar su voluntad, y por ultimo pedir.

Jesús sabía que si los discípulos aprendían a orar en el Espíritu, aprenderían a predicar, enseñar, cantar, sobre todo, a vivir en el Espíritu.

“Aconteció que estaba Jesús orando en un lugar, y cuando terminó, uno de

sus discípulos le dijo: Señor, enséñanos a orar, como también Juan enseñó a sus discípulos.

Y les dijo: Cuando oréis, decid: Padre nuestro que estás en los cielos,

santificado sea tu nombre. Venga tu reino. Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra.

El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy.

Y perdónanos nuestros pecados, porque también nosotros perdonamos a

todos los que nos deben. Y no nos metas en tentación, mas líbranos del mal.”

Lucas 11:1-4


  • La oración en el Espíritu nos liberta y transforma

En el antiguo testamento, todo nombre tenía un significado, por el lugar, condición, o situación, en la que se había dado, el nombre nos hablaba de quien lo llevaba,

Jacob quien era hijo de Isaac y Rebeca llevaba como nombre: usurpador, ladrón, mentiroso, engañador, quien suplanta, ya que en el momento del parto, tomo del calcañar (tobillo) a su hermano Esaú.

Isaac rogó al Señor por Rebeca, su mujer, porque era estéril; y el Señor escuchó sus ruegos, y ella concibió.


Pero los hijos luchaban dentro de ella, así que ella dijo: «Si esto es así, ¿para qué estoy aquí?» Fue entonces a consultar al Señor;


y el Señor le respondió: «En tu seno hay dos naciones. Dos pueblos serán divididos desde tus entrañas; un pueblo será más fuerte que el otro, y el mayor servirá al menor.»


Cuando se cumplieron sus días para que diera a luz, resultó que en su vientre había gemelos.


El primero en salir era rubio y todo velludo; y le pusieron por nombre Esaú.


Después salió su hermano, con la mano aferrada al talón de Esaú; y le pusieron por nombre Jacob.

Génesis 25:21-26


  • La lucha de Jacob por Israel

Jacob sin importar donde estuviera o con quien estuviera siempre seria conocido como el usurpador por causa de su nombre,

él quería cambiar su situación, estaba avergonzado de su nombre, no quería seguir siendo conocido de esa forma.

Había luchado con los hombres en muchas ocasiones saliendo vencedor, aun así no había podido cambiar su situación.

Decide estar solo y «luchar con Dios», era la única oportunidad de cambiar su historia.

Jacob durante toda una noche lucha con un varón de Dios (que en realidad era una teofanía: manifestación de Dios visible y temporal) sin importar el tiempo, el lugar, o el contendiente,

estaba dispuesto hacerlo todo por cambiar su nombre, aun cuando el varón de Dios le había desencajado el muslo, seguía luchando.

Él quería cambiar su vida para siempre, por esto no dejaba de luchar, y la única opción para el varón de Dios fue bendecirlo.

Esto genero que preguntara por su nombre, la causa de la pregunta estaba en que la vergüenza de Jacob se encontraba en su nombre, el cual fue cambiado a Israel: porque lucho con Dios y con los hombres y venció.

Jacob fue libertado de su error, y ahora ha sido transformado por Dios, la oración en el Espíritu nos ayuda afrontar nuestros errores y convertirlos en las mayores experiencias y victorias en Dios.


De modo que Jacob se quedó solo, y un hombre luchó con él hasta la salida del sol.

Pero cuando ese hombre vio que no podía vencerlo, lo golpeó en la coyuntura de su muslo, y en la lucha el muslo de Jacob se descoyuntó.

El hombre dijo: «Déjame ir, porque ya está saliendo el sol.» Pero Jacob le respondió: «No te dejaré ir, si no me bendices.»

Aquel hombre le dijo: «¿Cuál es tu nombre?» Y él respondió: «Jacob».

Y el hombre dijo: «Tu nombre ya no será Jacob, sino Israel;43 porque has luchado con Dios y con los hombres, y has vencido.»

Génesis 32:24-28


  • La oración en el Espíritu nos fortalece

Elías después de tener una gran victoria en el monte Carmelo, al derrotar los profetas de Baal y de Asera, huye ante las amenazas de una mujer, Jezabel,

la causa de que Elías huyera al desierto estaba en que sus fuerzas espirituales se habían desgastado, Elías se duerme debajo de un enebro, y un ángel le toca y le despierta diciéndole: levántate y come,

Elías se levantó y comió y bebió, pero volvió a dormirse, el ángel le volvió a despertar y Elías comió y bebió por segunda vez, en esta ocasión fortalecido con aquella comida caminando durante cuarenta días y cuarenta noches hasta Horeb.

Después de todo servicio en la iglesia, necesitamos refugiarnos en la oración del Espíritu, buscando llenarnos nuevamente de fuerzas, para poder estar en pie antes los continuos ataques de satanás.

“Y echándose debajo del enebro, se quedó dormido; y he aquí luego un ángel le tocó, y le dijo: Levántate, come.

Entonces él miró, y he aquí a su cabecera una torta cocida sobre las ascuas, y una vasija de agua; y comió y bebió, y volvió a dormirse.

Y volviendo el ángel de Jehová la segunda vez, lo tocó, diciendo: Levántate y come, porque largo camino te resta”

1 Reyes 19:5-7

“Por lo demás, hermanos míos, fortaleceos en el Señor, y en el poder de su fuerza.”

Efesios 6:10


Conclusión:

5. El mundo necesita una iglesia que ore en el Espíritu

Encontramos en muchas ocasiones a hermanos quejándose de sus problemas y dificultades, nunca han podido avanzar en sus vidas espirituales, viven de fracasos y de derrotas,

su problema ha sido que nunca han aprendido a orar en el Espíritu, el mundo entero está segado por satanás.

en los cuales el dios de este siglo cegó el entendimiento de los incrédulos, para que no les resplandezca la luz del evangelio de la gloria de Cristo, el cual es la imagen de Dios

2 Corintios 4:4

La única forma de que esto cambie es a través de una iglesia que ore en el Espíritu; cuando lo aprendamos hacer, veremos la gloria de Dios en nuestras iglesias y en nuestras vidas.

“Sabemos que somos de Dios, y el mundo entero

Está bajo el maligno.”

1 Juan 5:20


Predicadora: Luz Marina De Galvis de la Iglesia Pentecostal Unida De Colombia (IPUC)